Cambiar la manera de cambiar el mundo: un festival para activistas sociales

Publicado en 18. jul, 2012 por en la categoría General

¿Quién no ha soñado con conferencias TED para los pobres, para los activistas, para la gente que quiere cambiar el mundo pero no dispone ni de los medios para ir a Long Beach ni de los contactos para participar en las versiones TEDx que se organizan casi por todo el mundo? Pues bien, unos serbios las llaman las conferencias SHARE. Las dos primeras se llevaron a cabo en Belgrado. La tercera se celebrará en Beirut en octubre.

Durante 48 horas los 2000 participantes hablan de cuanto tema interesa a los activistas sociales: de la importancia de la libertad de expresión con los miembros de la Electronic Frontier Foundation, de cómo protegerse contra la censura, de mejores técnicas para encriptar los mensajes (incluso hubo un taller para enseñar a los niños a preservar sus secretos de la fiscalización de sus padres), o cómo compartir la música con la presencia activa de Peter Sunde, co-fundador de The Pirate Bay, motor de búsqueda para BitTorrent.

Gente seria que, no por ello, se olvida de la noción “entretenimiento”, le E (entertainement) de TED. Cómo habrían podido si nacieron de uno de los más grandes festivales de música europeos: EXIT, organizado desde el 2000 en Novi Sad, al norte de Belgrado y del que Vladan Joler (@TheCreaturesLab), uno de los animadores clave de SHARE , fue su “director creativo”.

Este lindo universo procede de los movimientos estudiantiles nacidos en la oposición a Milosevic. Gentes que han aportado al mundo nuevas formas de protesta pacífica con humor, y con un arte incomparable en el uso de los medios y de la comunicación cuya inspiración reencontramos en los reclamos de ciertos revolucionarios egipcios y tunecinos, de ciertos contestarios españoles.

El primer festival EXIT duró tres meses. 100 días de música callejera, de música pública en víspera de elecciones. La intención, me explicó Vladan, con quien me encontré junto con Marc Botte –mi amigo del Huffington Post-France que me ayuda en la gestión de mis contenidos online–, era “organizar una fiesta, y después transformarla en desobediencia civil. Un modelo un tanto extraño para motivar a los jóvenes e incitarlos a protestar. Y fue el único lugar donde los jóvenes de Bosnia, de Croacia, de Serbia y demás países de la Ex-Yougoslavia, podían reunirse después de la guerra”.

Éxito grandioso, pues, que acabó por no satisfacer más a los iniciadores. “Se volvió una suerte de industria cultural”, me cuenta Vladan.  “Pensamos que su tamaño impedía abordar ciertos problemas límite. Constatamos también una evolución clásica en las ONG, las de la vieja escuela se transforman en una especie de industria cuyo objetivo consiste en hacer felices a sus donantes. Pero nosotros ansiábamos orientarlo hacia nuevas formas de activismo, hacia el anhelo de rebelión que germina en el corazón de todos los jóvenes.”

Quedaba por organizar un festival para los activistas sociales, a su manera. Empezó por la elección de la fecha:  abril…  puesto que en Belgrado es bien sabido que no hay mejor momento para organizar una fiesta que al inicio del cuarto mes del año.

Partiendo de cero, pues, acudieron a personas que conocían un poco en todos lados diciéndoles “ayúdenos” y la mayoría contestó “por qué no”. Para arrancar el asunto se pusieron de acuerdo en tuitear, todos juntos y a la misma hora, la palabra “SHARE”, que se convirtió en  “trending topic“. El resto fue cuestión de organización y de pasión de 400 personas. Aquí la innovación consistía en congregar todo (organización, marketing, comunicación) en modo P2P. “Incluso hicimos crowdsourcing con el público y el logo de la conferencia”, añade Filip Milosevic (@djflip, ningún parentesco), uno de los animadores. “No teníamos la menor idea de qué resultaría. No fue nada fácil interesar a los jóvenes en temas como el desarrollo sustentable.”

Uno de los secretos parece residir en que existen tantos eventos nocturnos (me refiero a fiestas) donde uno baila, como conferencias diurnas donde se conversa. Y aún en ellas las P&R, la dinámica del diálogo, suelen ser mejores que las presentaciones formales.

La segunda conferencia, que tuvo lugar en abril de este año, se orientaba hacia el futuro: transhumanismo, la red de los objetos o la visión de Bruce Sterling, escritor de ciencia ficción.

Más de 2000 personas asistieron gratis a los eventos. La cuestión financiera no resulta fácil. “Entre más dinero se pide más se depende de alguien”, abunda Vladan. Se toman a pecho mantener un equilibrio entre fundaciones, gobierno y patrocinadores, pero no ignoran que una de las buenas maneras de permanecer independientes consiste en vender las entradas. No quieren. Entonces se vuelven productores multitareas: “Es importante que la gente entienda la complejidad de semejante organización. El próximo año publicaremos la relación de costos. Y vamos a intentar crowdfondear el asunto”, concluyen Vladan y Filip.

Es extraño hablar de tal evento sin haber asistido. Pero esos dos transmiten una energía verdaderamente contagiosa. Así, pues: ¿en octubre en Beirut? ¿Por qué no?

Bruce Sterling, autor de ciencia ficción y fino analista del impacto de las TIC en nuestro mundo, resumió su impacto en dos frases pronunciadas en Belgrado (que pueden disfrutar en este  fabuloso video). Primero una simple constatación: “Hay mas teléfonos móviles en el mundo que gentes con cepillo de dientes.” Seguida de un programa completo: “Se trata de una industria para los jóvenes, de una industria para los pobres. Confiere poder a jóvenes y pobres y, por esa razón, este decenio no se parece a ningún otro.”

La pregunta, como dice una voz en el video, es “cómo conseguimos el cambio social que queremos”. Resumida por Sam Graham-Felsen, ex-bloguero en jefe de la primera campaña presidencial de Obama, la respuesta que ofrece SHARE es clara: “No quiero revolución si no puedo bailar. […] Si todo el mundo se pone serio, nos agotamos, nos cansamos y no creamos el cambio. El cambio debe ser divertido.” Mao decía que “La revolución no es una cena de gala.” Los tiempos cambian, cantaba Bob Dylan. The times they are e-changing

Etiquetado como:

Dejar un comentario

 

Sobre el proyecto


De México a San Francisco, pasando por El Cairo, Bombay y Johannesburgo, desde este blog puede seguir la vuelta al mundo de las innovaciones y de los medios sociales del periodista Francis Pisani.

Más de 30 ciudades visitadas entre septiembre de 2011 y Julio de 2012 con un fin: descubrir las alternativas desconocidas que florecen por doquier en todo el mundo.

Vídeos, fotografías, artículos de blog: la investigación a través de los cinco continentes adopta formas diversas. Descúbralas en esta página, a lo largo de este apasionante viaje.

Saber más sobre mi viaje

Mantente al dia

Vídeos

Facebook