Hoy tenemos en Un Paso Más la firma invitada de Francisco Navarro, más conocido en Twitter como @gasolinero, y redactor habitual de El Diario Fénix.

 Las Naciones Unidas alertan que en el año 2020 habrá más de 190 millones de niños trabajando en todo el mundo. Esta es la principal conclusión de un estudio presentado por el organismo supranacional.

El estudio  saca a luz unas cifras que avisan que el trabajo infantil en el mundo no hace más que incrementarse, siendo una de las principales preocupaciones del mundo. La ONU quiere poner en marcha un plan para erradicarlo en el 2020.

Alrededor de 60 millones de niños menores de 17 años están involucrados en la agricultura mundial. La minería es uno de los sectores en los que más menores trabajan, niños de tan solo seis años excavan en las minas para poder ayudar a sus familias.

El trabajo infantil es física, mental, social o moralmente perjudicial o dañino para el niño, e interfiere en su escolarización. Priva al niño de la oportunidad de ir a la escuela; obligándole a abandonar prematuramente las aulas, o  exigiendo que intente combinar la asistencia a la escuela con largas jornadas de trabajo pesado.

Se da a más temprana edad en el campo que en la ciudad. El 80% de los niños y niñas trabajan en la economía sumergida y tan solo el 10% se ocupa en sectores más organizados. El trabajo les impide ir a la escuela o les limita el rendimiento escolar. Tres de cada cuatro niños trabajadores abandonan los estudios

Condiciones precarias y consecuencias devastadoras

Las condiciones de la explotación infantil son precarias, cercanas a la esclavitud en el mejor de los casos. Sufren jornadas loaborales superiores a los límites máximos establecidos por las legislaciones nacionales para un trabajador adulto. El 90% de los niños y niñas trabajadores entre los 10 y 14 años perciben una remuneración igual o menor que el salario mínimo, es decir, alrededor de un 20% menos de lo que gana un adulto con 7 años de escolaridad, incluso salarios inferiores, o se les paga en especie. Derechos laborales inexistentes y en empleos precarios.

Las causas son múltiples: pobreza, violencia intrafamiliar, patrones culturales, permisividad social, falta de oportunidades, falta de cobertura, calidad y cumplimiento de la obligatoriedad de la educación y lagunas y contradicciones normativas.

Las consecuencias del trabajo infantil se dan a todos los niveles. Socialmente, profundiza la desigualdad, viola los derechos humanos fundamentales de la infancia y la adolescencia. Acelera el proceso de maduración, impide el proceso educativo, hace que los niños se enfrenten al ambiente adulto, generalmente hostil. Conlleva la pérdida de la autoestima y genera problemas de adaptación social.

Los efectos físicos son devastadores, enfermedades crónicas, dependencia de fármacos, retraso en el crecimiento, agotamiento físico. Se producen abusos físicos y psíquicos. Están expuestos a las picaduras de insectos y animales ponzoñosos. Sufren infecciones a causa de productos químicos, heridas, quemaduras, amputaciones…

Ayudas a la educación

Para poner fin a esta situación, la ONU fija como primer paso ofrecer una educación a todos estos niños y ayudar económicamente a las familias para que puedan escolarizar a sus hijos, tal y como se ha hecho en Brasil. Naciones Unidas considera que para llevar a cabo este plan serán necesarios 15.000 millones de fondos extras en 2015. También es importante evitar que los menores combinen la eduación con el trabajo, ya que siempre sale perdiendo la formación a favor del trabajo, causando el abandono escolar y unos resultados negativos.

A pesar de que leyes y tratados internacionales prohíben el trabajo infantil, los países más pobres no cuentan con la voluntad y los fondos suficientes para hacer cumplir las leyes.

El ex primer ministro británico Gordon Brown ha declarado que “el trabajo infantil es la nueva esclavitud de nuestra era”. Gordon considera que los esfuerzos por combatirlo han caído en la inercia y la indiferencia por parte de muchos gobiernos y organismos internacionales.

                                                                                                                    Francisco Navarro

Categoría: Protección de la infancia

Etiquetas: ,



Dejar un comentario

 

Nube de tags

Síguenos en las redes sociales:
Imagen video
Manifiesto Digital de Telefónica
El Manifiesto Digital de Telefónica define recomendaciones de políticas públicas para mejorar la ...