A pesar de que el trabajo infantil afecta a más de 14 millones de niños y adolescentes de América Latina, no siempre recibe una cobertura mediática en proporción a la problemática que supone en las sociedades de los países del continente. Quizá la razón de esto es que, aparte de las peores formas de trabajo infantil (por ejemplo en basurales o canteras), la presencia de menores realizando actividades lucrativas es una imagen habitual y asimilada al paisaje urbano de las ciudades de América del Sur por sus habitantes.

Las relaciones entre el periodismo y el trabajo infantil han sido analizadas en la publicación “Pido la palabra. Rol de los medios de comunicación frente al trabajo infantil en América Latina”. Se trata de un ambicioso estudio en el que durante dos años una serie de organizaciones sociales han monitoreado 47 medios impresos de siete países de América Latina. A pesar de que los resultados parten de los casos específicos de Guatemala, Uruguay, Perú, Panamá, Nicaragua, El Salvador y Colombia, el informe permite realizar una reflexión general sobre la prensa en el continente.

El análisis de los medios de comunicación se ha completado con una tarea de sensibilización del periodista. A través de los Encuentros Nacionales de Periodistas, celebrados en las siete capitales de los países participantes en el proyecto, los profesionales pudieron conocer la realidad del trabajo infantil como un vehículo para aumentar la cobertura mediática sobre el tema. Adicionalmente, los reporteros recibieron los testimonios directos de niños extrabajadores del programa Proniño.

“Pido la palabra” ha cumplido su objetivo de concienciar a los profesionales de la comunicación sobre la problemática del trabajo de menores, pero además ha permitido extraer una serie de enseñanzas que pueden contribuir a extender la presencia de este problema en los periódicos.

Una primera cuestión detectada es que existe un interés del periodista por el trabajo infantil, aunque a menudo carece de fuentes de información sobre el tema e incluso del enfoque mediático a utilizar.

La responsabilidad en la erradicación del trabajo infantil es de toda la sociedad: sector público, sector privado y necesariamente los medios de comunicación. Es fundamental que estos últimos denuncien sistemáticamente cualquier vulneración de los derechos de la infancia.

Resulta igualmente necesario escuchar las voces de los niños y niñas: los diarios deben publicar los testimonios directos de los afectados, si bien huyendo de la victimización mediática. Deben garantizar su participación en el proceso de denuncia.

Existe un amplio campo para especializar a los periodistas en este tema. El estudio detectó a numerosos profesionales de la comunicación socialmente comprometidos, con interés por profundizar en  el problema y por desarrollar los enfoques mediáticos adecuados para su tratamiento informativo.

Finalmente, quizá la mayor conclusión de este trabajo es que el incluir la lucha contra el trabajo infantil en la agenda de los medios requiere continuidad y perseverancia, así como una estrategia debidamente articulada y constante en el tiempo.

Pablo Rodríguez Canfranc

Categoría: General

Etiquetas: ,



Dejar un comentario

 

Nube de tags

Síguenos en las redes sociales:
Imagen video
Open Government - Abril 2014
¿Cuáles son las claves de un gobierno abierto? No te pierdas el vídeo resumen de las jornadas Ope...