La (r)evolución de la música

Publicado el 11 jun. 2012 | Categorías: General

A veces, un pequeño gesto, una idea íntima se convierte en la solución a un gran problema. Un problema como el que afecta a la industria musical española. Lo curioso es que, precisamente, dos ejemplos de solución a los problemas de la música en España han surgido de Internet, demostrando que, lejos de ser un bastión de piratas violadores de los derechos de autor, es un punto de encuentro lleno de posibilidades.

El libre y espontáneo intercambio de opiniones desinteresadas de personas distintas geográfica y culturalmente, la democratización global de las oportunidades, el enrequecimiento multidireccional al que se ve expuesto cualquier contenido online, la fiabilidad del implacable proceso de “selección natural” a la que está sometida cualquier cosa que se cuelgue en la red, la difusión masiva e instantánea, la posibilidad de trabajar o colaborar con toda clase de gente en cualquier momento y lugar y en tiempo real…Internet, más que una fosa séptica de maleantes del copyright, es un géiser de posibilidades y utilidades fantásticas que no hay que minusvalorar. Y esto es algo que entendieron muy bien dos personas: Pablo y Roberto.

Pablo: En los tiempos que corren, ya no es necesario mendigar la atención de las productoras peregrinando de una a otra con una maqueta para tener una oportunidad. En los tiempos que corren, Internet se ha convertido en una ventana al talento íntimo y personal de cualquier artista y en un escaparate fantástico desde el que darte a conocer masivamente y a coste cero (o casi). En los tiempos que corren, nada ni nadie condiciona que te guste algo o no: lo buscas en Internet, lo lees/ves/escuchas y entonces tú decides. En los tiempos que corren, Internet es el mejor lugar para tasar el talento en estado puro, en bruto, sin arreglos ni trucos. En los tiempos que corren, no hace falta irte a ningún estudio ni plató para dar rienda suelta a tu potencial, a tu talento, a tu sensibilidad; gracias a Internet, lo puedes hacer en tu casa. Y eso lo entendió muy bien el chico de este vídeo:

Imagen de previsualización de YouTube

El resto, ya es historia. La historia de un triunfo apabullante conquistado a base de humildad, esfuerzo y talento. La historia de Pablo Alborán.

Roberto: A veces, el camino consiste precisamente en ir en sentido contrario o en salirte del camino que te marcan o en pensar un camino distinto. A veces, escribir el currículum profesional consiste en reescribirlo. A veces, la salida laboral está dentro de ti. A veces, probar algo nuevo es la mejor manera de mejorar algo que ya existe. A veces, el éxito individual se concibe como el éxito de un colectivo, como la suma de esfuerzos, ideas y voluntades. A veces, el triunfo profesional no consiste en querer ser el único, sino en formar parte de los mejores. A veces, el fracaso es el tiempo que tardas en darte cuenta de las cosas, de las oportunidades. Y esto creo que es algo que sabe muy bien mi compañero de universidad y amigo Roberto Carreras.

Él es el mejor ejemplo que ilustra cómo siempre se puede tener un “plan B” cuando hay personalidad, “coco” y ganas de trabajar. Roberto supo renunciar al incierto camino del periodismo, tuvo hace años un excelente olfato con el potencial de Internet y las posibilidades que ofrecían las entonces incipientes redes sociales, y fue lo suficientemente valiente como para crearse su propio camino profesional. Si a ello le añadimos que entendió fenomenalmente que la creatividad puede ser una suma colectiva de talentos individuales pues…tenía unas buenas bases para que le fuera bien. Y así ha sido. También ayuda que en su viaje profesional cuente como acompañantes con personas que se han dado cuenta de todo eso. Una de ellas, el gran Carlos Jean. ¿El resultado de todo eso? El exitoso “Plan B” (que salga algo malo de ahí es casi imposible) y el potente “Coca cola Music Experience” (si una empresa como Coca Cola se fija en ti, muy malo no debes ser…). En resumen, que está claro que no hay nada mejor que dejar que talento guíe tu camino…

Imagen de previsualización de YouTube

Los casos de Pablo Alborán y Roberto Carreras son dos buenos ejemplos para ilustrar lo que decía al comienzo del artículo: un pequeño gesto, una idea íntima se convierte en la solución a un gran desastre. Y es que, con todo merecimiento, ambos son dos nombres propios de la (r)evolución que está cambiando la música en España. Dos ejemplos de que el talento y la juventud no están reñidos con el éxito. Dos personas con algo que contar y que decir y a las que escucharé en un coloquio que promete mucho: el del ciclo Friends of Talent de mañana martes.

Javier Crespo Cullell

Categoría: General



Dejar un comentario

 

Nube de tags

Síguenos en las redes sociales:
Imagen video
Ls ventajas de Voluntarios Online, según Cristina de la Cuesta
La Voluntaria Telefónica Cristina de la Cuesta nos explica cómo la creación de Voluntarios Online...